¿Cuál es el precio de una rinoplastia?

0
32
Cuál es el lrecio de una rinoplastia

La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz, como la giba ósea, la punta ancha o caída y las desviaciones del tabique. En ocasiones, también pueden repararse algunas malformaciones congénitas como las secuelas del labio y paladar hendido, e incluso deformidades nasales debido a traumatismos o enfermedades.

Sin embargo, el precio de una rinoplastia puede variar, según la reputación y experiencia de la clínica, las características del paciente, o la complejidad de la intervención.

 

¿Cuál es el precio de la rinoplastia o cirugía de nariz?

Precios de una rinoplastia

Pero al hablar de precios, ¿qué tan costosa es esta operación? Podemos apoyarnos en los siguientes precios orientativos.

Previo a la intervención, es indispensable pasar por una valoración inicial del paciente, con la finalidad de establecer el tipo de operación y las pautas a seguir durante esta. La valoración tiene un precio que suele estar entre los 50€-150€, además de los exámenes pre-operatorios solicitados por el cirujano que suelen costar entre 50€-150€.

Cubrir los gastos del quirófano y la hospitalización suponen un coste de alrededor de 500€-1.200€. También hay que tener en cuenta los honorarios, que se le deben pagar al cirujano plástico y al equipo quirúrgico que lo asistirá durante la operación, cuyos precios rondan los 2.000€-4.000€ aproximadamente.

La anestesia supone otro gasto a tener en cuenta, y cuesta alrededor de los 400€-1.000€.

La crema cicatrizante no puede faltar después de la operación, que equivale a 10€-30€, ayudando a prevenir que quede alguna marca visible en la piel. Y por supuesto, la medicación prescrita por el doctor, junto con las revisiones posteriores, necesarias para analizar la recuperación y cicatrización costarían unos 50€-100€.

Los tipos de operaciones y su coste

Según el diagnóstico del paciente, el precio de la operación puede incrementarse. Ya que no es lo mismo el precio de una rinoplastia abierta que una rinoplastia cerrada; tampoco es lo mismo una rinoplastia estética que una rinoplastia reconstructiva, pues son procedimientos con grados de complejidad muy distintos.

Operaciones como la rinoseptoplastia mejoran el aspecto estético de la nariz y su funcionalidad, enderezando la desviación del tabique nasal, con precios que van entre los 4.000€-8.000€.

Si en tal caso te preocupa el hecho de operarte, y solo lo haces por motivos estéticos, existen otros procedimientos mucho menos invasivos. Como la rinomodelación, que permite modificar la forma y el aspecto de la nariz de forma temporal, con un relleno biocompatible, como el ácido hialurónico, por 500€-1.000€. Sin embargo, este trataminto no puede utilizarse en todos los casos. Deben ser pacientes cuidadosamente seleccionados por el médico.

En caso de tener un problema físico, debido a una malformación congénita o un traumatismo ocasionado por un accidente, la Seguridad Social puede cubrir los gastos de una operación reconstructiva. También puede ser cubierta en caso de que las vías respiratorias estén obstruidas, y se tengan problemas de respiración.

Las operaciones de nariz son unas de las intervenciones de cirugía estética más comunes en la actualidad, bien sea por problemas para respirar debido a fracturas, defectos estructurales, o también por motivos estéticos modificando su forma para lograr un mejor aspecto.

La cualificación del cirujano, esencial en una rinoplastia

Sabemos que la decisión de someterse a una cirugía estética es difícil, y lo es más si no tenemos un buen grado de confianza en nuestro cirujano. Este grado de confianza depende directamente de su cualificación, experiencia y formación, que nos asegurarán los buenos resultados que necesita una rinoplastia. Ya que es una operación en una zona del cuerpo muy visible, y expuesta.

Precio versus calidad

¡No te preocupes! no tienen porque estar reñidas, se trata de encontrar un equilibrio. Para ello es necesario tener en cuenta ciertos factores que pueden encarecer costes, pero que que a la larga lo agradecerás. Ya sabes lo que dicen, lo barato al final sale caro.

A la hora de elegir un buen cirujano debemos tener en cuenta, que tenga una formación solida en su campo. Que este respaldado por un equipo con una alta cualificación. Debes de asegurarte que el cirujano elegido, tenga las certificaciones oficiales correspondientes, y que sean auténticas. El lugar idóneo para realizar la operación, siempre debe ser en un hospital que contenga las instalaciones precisas.

Lo más importante es estar aconsejado en todo momento por profesionales de calidad, que puedan hacer frente a cualquier complicación. Ya que de ellos depende que la operación tenga los efectos deseados.

 

 

 

 

 

 

Por favor, puntúa si te ha gustado el artículo:
[Total: 0 Media: 0]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + diecisiete =